Memorial mundial a la pandemia
Arquitectura

Memorial mundial a la pandemia

Retorno al origen de la humanidad

Los memoriales son una sinonimia de reminiscencia y un antónimo de abandono. Además, son construidos para armonizar polifonías, estética visual, practicidad, accesibilidad y sentimientos evocados por los usuarios. En el 2020, la firma uruguaya Gómez Platero planteó el proyecto Memorial mundial a la pandemia, un proyecto que será financiado principalmente por el sector privado y que tiene una buena recepción por parte del gobierno de ese país, el cual está en proceso de dar luz verde para construirlo en la capital de Uruguay, frente a la Ramba de Montevideo, una avenida de 24 kilómetros que bordea la Costa del Río de la Plata en el Barrio de Buceo.

En otras palabras, se plantea erigir el monumento sobre el mar, por así decirlo. A pesar de que hay otros proyectos similares a futuro, como el Memorial efímero para víctimas de pandemia en Nueva York y Ciudad de México, o el ya existente Monumento a las víctimas de Covid en Londres, este diseño es el primero de su especie, por su magnitud y sobre todo por su gran carga sentimental.

INVOCACIÓN DEL RECUERDO

El memorial será un puente único, porque pretende unir los elementos propios de la arquitectura con la creación de conexiones entre las personas, las víctimas, la naturaleza y el aprendizaje dejado durante los tiempos de pandemia. La estructura del monumento aporta significativamente a su intención principal: consiste en una plataforma circular en cuyo centro hay una abertura circular desde la que será posible observar la naturaleza marítima del suelo de construcción.

En la página oficial de la firma Gómez Platero se expresa que la pandemia será vista en futuras décadas como un importante eje que habrá marcado la historia de la humanidad, el estilo de vida y las relaciones sociales. La contingencia sanitaria, al ser ocasionada por una entidad natural, es un punto de flexión que permite recordar el papel de cada individuo dentro de este mundo y cómo la civilización también se relaciona con la naturaleza o, mejor dicho, cómo se somete ante ella.

Fotos: gomezplatero.com

Ante la premisa, también se busca que el proyecto sea ecológico y sustentable, evitando repercusiones en el medio ambiente causadas por la intervención en el suelo. Se piensa cimentar la estructura con elementos prefabricados por sectores para después ensamblarlos en el área de construcción. De esa forma, se evitará un gran daño a la zona y, al mismo tiempo, le otorgará al monumento la cualidad de ser reversible sin impacto ambiental en caso de ser necesario. El memorial también busca la mitigación de elementos exógenos no favorables para el paisaje. El bosquejo calcula una capacidad máxima de 300 personas y propone un tiempo de realización de seis meses desde el momento de aprobación definitiva por parte del gobierno uruguayo.

Según palabras de Martín Gómez Platero, director y fundador de la firma arquitectónica, “la arquitectura es una herramienta poderosa para transformar al mundo. Es, ante todo, una realidad histórica y colectiva, hecha de pequeños fragmentos que sobreviven a través del tiempo y se convierten en cultura. Es una manera de demostrar quienes somos en este planeta. Los monumentos, también, marcan nuestros hitos culturales y emocionales compartidos. Al crear un memorial capaz de activar sensaciones y memorias de esa manera, podemos recordar a nuestros visitantes, como lo ha hecho la pandemia, que nosotros como seres humanos estamos subordinados a la naturaleza y no al revés”.

POLIFONÍA DEL RETORNO

El diseño de la estructura es abstracto porque no hay ninguna referencia estética en torno al tema del memorial. Sin embargo, el motivo principal no es en sí recordar a las víctimas a través de referencias visuales, sino por medio de las interacciones emotivas de los visitantes. Se trata de lograr un diálogo interno y subjetivo en torno a los elementos naturales apreciados al recorrer el memorial.

En primera instancia, el monumento tiene una forma de anillo, cuyo significado no es gratuito. Al ser una figura geométrica perfecta, el círculo está dotado de simbolismos globales. Esta forma no tiene principio ni final, por ello es una entidad totalizadora; es decir, está en constante dinamismo, como un ciclo que se renueva a sí mismo de manera infinita.

El océano se podrá apreciar tanto desde el centro del monumento, como en su horizonte. Foto: gomezplatero.com

En el centro, la abertura circular de 10 metros de diámetro permitirá apreciar el mar en la base de la construcción. Este orificio implica una experiencia sensorial distinta en que los visitantes podrán observar el océano como si fuese un espejo. Esta visualización tiene un papel importante: el mar es un recordatorio mundial sobre el origen de la vida y, por ende, del ser humano. El monumento, al no ser construido sobre suelo firme, implica otro significado: un estado de constante transición.

La superficie del memorial no posee ningún elemento adicional; no hay columnas ni iluminación. La parte exterior es minimalista y ello también dota a la obra de un sentimiento de vacío y soledad. Por una parte, se puede visualizar el océano desde el círculo interior, pero también se puede realizar la misma acción desde el horizonte. Lo cual, dependiendo de la hora del día, adquiere emociones diversas que pueden indicar el inicio, el progreso y la culminación de un ciclo.

La accesibilidad también juega un papel importante dentro de la dinámica pretendida por la firma arquitectónica. El que sea un espacio público y accesible todo el tiempo, indica una muestra de apertura. Por otra parte, no es una zona donde los usuarios puedan ir a recrearse o a divertirse, es un recorrido solemne, como su fuera un desfile lleno de melancolía y a la vez de esperanza. Esos sentimientos se fortalecen con la sensación de vacío y de inmensidad del monumento.

Los materiales de construcción fueron elegidos de acuerdo a su costo y a la naturaleza de la obra. Para la superficie cóncava se va a utilizar hormigón. Este material es resistente y adaptable, por lo tanto es ideal para el suelo. Para la parte inferior se empleará el acero corten, una aleación de níquel, cromo, cobre y fósforo. Una de sus propiedades principales es en torno a la corrosión: en la primera fase se forma una capa de óxido con la que protege a la pieza de la atmósfera, además de ser resistente al agua y al vapor.

Cada uno de estos elementos despiertan un diálogo interno con el fin de honrar a las víctimas. Los sentimientos humanos siempre serán expresados en este monumento, por lo tanto, cumple el leitmotiv de todas las obras artísticas: ser un guardapelo de la humanidad. El diálogo del Memorial mundial a la pandemia irá reinventándose con los sentimientos evocados por sus futuros usuarios, a través del tiempo.

Comentarios