Beeple y el futuro virtual del arte
Arte

Beeple y el futuro virtual del arte

La obra de arte como nunca antes se había visto

Entre los cortometrajes Loops y Everydays (obras de arte generadas automáticamente por medio de un software original), el artista digital Mike Winkelmann, mejor conocido como Beeple, ha cambiado la forma en que se ve el arte actual.

Su peso es considerable no únicamente por su técnica y propuesta, sino también debido a su último aporte. Con él se ve un cambio de paradigma en el mercado del arte, puesto que ha sido el primero de su género en aparecer en las subastas de Christie's. Más aún, su modo de vender por medio del bitcoin apunta a convertirse en tendencia.

ARTE DIGITAL

Las tecnologías digitales se han unido a la obra creativa y a las pretensiones artísticas, en procesos de exhibición o producción, casi desde su inicio. El mismo Marcel Duchamp ya había utilizado el correo físico para exponer obra artística. El mail art o arte postal había surgido antes del uso comercial del Internet en los movimientos del grupo Fluxus y los neo dadaístas, con la motivación de intercambiar y comunicarse a través de este medio.

El paso que se está dando actualmente tiene que ver con prescindir del soporte físico. Ni el lienzo, ni los materiales o la obra de arte terminada se encuentran en un medio físico. Se almacenan y se distribuyen por medios digitales, tal como fueron realizadas.

El arte digital lleva tiempo rondando nuestra estancia en el Internet. Está presente en la publicidad, en los efectos especiales para películas y en la producción entera de los videojuegos, una industria de bastante potencia que une a usuarios alrededor de todo el mundo. La ilustración, sea comercial o con fines más cercanos a lo artístico, la creación de personajes y relatos ilustrados o cómics, han pasado a los medios digitales para alcanzar la distribución por la web.

First Emoji (2020). Foto: reddit.com

Hoy es casi imposible pasar un día sin haber visto un gif o un loop (secuencia que conecta su principio con su final para ofrecer la ilusión de que no termina) animados por medios digitales o de modelado 3D. Los dibujos y la pintura digital se encuentran ya no como opciones disponibles, sino como parte de los estándares de calidad que se buscan en la ilustración.

Las esculturas 3D dan como resultado una nueva gama de producciones artísticas que se conectan con lo absurdo en el caso de las que están hechas de forma tosca a propósito. Sus texturas plásticas se utilizan para dar una ambientación futurista, y la generación de texturas y materiales realistas hace posible renderizar proyectos y mostrarlos sin que existan físicamente. Pero más aún, abre la posibilidad de generar animaciones de características bastante diversas.

El arte digital no es algo nuevo, pero sí los llamados Everydays de Beeple, con los que ha generado una cantidad ingente y nunca antes vista de obra de arte digital.

IRRUPCIÓN DE BEEPLE

En un punto de inflexión entre un mundo distópico y la cultura pop, Beeple toma elementos de las ficciones que dejan ver preocupaciones reales. El mundo de los zombies, los monstruos gigantes y las ciudades destruidas, es habitado por el gran consumo, el cual es propagado por seres de rostros cuqui y cuerpos chibi (pequeños), simplificados y de aparente ternura e inofensividad.

Todo comienza con un pedazo de papel recortado y pegado con tres trozos de cinta adhesiva. Es el retrato rápido del tío de Mike Winkelmann, Jim, a quien llamaba Uber Jay. Esta pieza marcaría el inicio de su carrera, en la que se encaminaría hacia el uso de herramientas gráficas digitales, convirtiéndose en otro de los objetos con los que la casa de subastas de Christie’s especulan.

El 11 de marzo de 2021 el conjunto de obras Everydays - The first 5000 days alcanzó el tercer lugar de obras más cotizadas en el mundo con 69 millones de dólares.

De la serie Everydays (2019). Foto: dailysabah.com

Mike Winkelmann utiliza Beeple como nombre artístico, en un mundo donde cualquier presencia es, de hecho, la de un avatar o un perfil. Es un diseñador gráfico de Charleston, SC, Estados Unidos, que ha pasado al mundo del arte con la peculiar visión de llevar a las obras digitales hacia los grandes números y subastas.

Las obras que realiza varían debido a la gran versatilidad de los medios digitales. Van desde el cortometraje, el loop y las imágenes autogeneradas, hasta la realidad virtual y aumentada.

El ritmo de trabajo que este creativo mantiene es, posiblemente, el que deberán tener los siguientes artistas que continúen por esta senda. Su gran notoriedad está relacionada con que publica en Internet una imagen diferente cada día, autogenerada por un software original. Este proyecto está planteado para extenderse a lo largo de más de diez años sin descanso.

Al igual que el video artista Bill Viola, Beeple ha tenido la oportunidad de trabajar en visuales para conciertos de celebridades, medio por el cual el arte visual también hace sus apariciones actuales en el consumo masivo. Así, los visuales de estrellas pop como Justin Bieber, Katy Perry, el rapero Eminem o el productor de música electrónica Deadmau5, por mencionar algunos, han contado con la participación de Beeple.

Hoy, las creaciones de Beeple se caracterizan por un estilo reconocible y que se puede encontrar en la web. Como ya se mencionó, se trata de una convergencia entre las preocupaciones más catastróficas que atañen a la sociedad actual, recurriendo a la ficción fantástica que toca estos temas.

Las figuras monstruosas que recuerdan a los futuros distópicos con zombies, tienen una forma bastante distintiva. La caricatura infantil aparece como cara reconocible de una figura amorfa y avasalladora que se yergue en el paisaje inhóspito. El señalamiento hacia el responsable de la destrucción es claro: la parte aparentemente más inofensiva del consumo desmedido, y la atracción casi inevitable que se tiene ante esta como sociedad.

De la serie Everydays (2019). Foto: Behance / beeple (mike winkelmann)

GRANDES SUBASTAS Y EL NUEVO MERCADO

En noviembre de 2018, Christie’s apuesta por la tecnología innovadora para cambiar la manera en que se especulaba con el arte hasta ahora. Esta primera apuesta se encuentra un tanto lejana al reciente éxito de Beeple, aunque este se pudo vislumbrar desde ese momento.

En las subastas se registró la colección Barney A. Ebsworth constituida por 42 lotes de arte estadounidense del siglo XX en la cadena Artory Digital Registry, misma que ascendió a más de 322 millones de dólares y sin duda dejó una huella. Fue esta la primera vez que una subasta de arte de esta magnitud se registró de forma digital.

Desde entonces la colaboración del gran mercado de arte y el mundo digital comenzó a forjar sus lazos. Everydays – The First 5000 Days es el primer cúmulo de obras de arte en avanzar hacia el gran mercado utilizando un NFT (Non Fungible Tokens), un tipo de cripto-activo en auge entre los coleccionistas de arte, el cual consiste en un token basado en la misma tecnología de las criptomonedas que permite la validación y venta de una pieza única.

Algunos compradores no convencionales, con interés por el mundo de la criptografía y estas nuevas formas de especulación, giraron su mirada hacia el mundo del arte, logrando que la estimación de venta aumentara 11 veces su tamaño.

El artista Beeple se encuentra en un momento en que reduce la venta de su trabajo únicamente a los sectores del mercado respaldados por blockchain, reforzando la tendencia de este tipo de especulación y, por lo tanto, muy posiblemente fortaleciendo y aumentando el valor de la moneda digital que ha tenido fuertes altibajos desde su creación.

En diciembre de 2020, la MF Collection de Beeple, que consta de 20 obras digitales, alcanzó un precio de 3.5 millones de dólares en el lapso de un fin de semana. La novedad de este tipo de obra, así como su fuerte inmersión en el mercado del arte y de otros tipos de mercado, podría ser no sólo una puerta a la transformación del arte de gran consumo, sino a la especulación más intensa de los mercados internacionales.

Comentarios