Mascotas en pandemia
Tendencias

Mascotas en pandemia

Amortiguadores del encierro

Ilustración de portada: Behance / ranganath krishnamani

El ser humano ha contado, desde tiempos inmemoriales, con la presencia y compañía de animales, especialmente perros y gatos. En civilizaciones antiguas, como la egipcia, los gatos poseían un significado muy peculiar, ya que eran venerados como dioses. En la actualidad el panorama no ha cambiado mucho, especialmente durante la pandemia causada por la COVID-19, donde se han resaltado (más que con anterioridad) los beneficios de tener mascotas.

La situación de aislamiento causa mucho estrés y ansiedad en las personas, además de provocar una sensación de soledad muy grande a causa de no poder ver a familiares y amigos como se hacía antes. Ante estas situaciones de agobio, las caricias y el contacto con los animales, incluyendo sus ronroneos o lengüetazos, han servido como tranquilizante. Pero, ¿de dónde viene esta tranquilidad que nos transmiten?

Es claro que el origen de ese sentimiento se encuentra en los lazos que se desarrollan entre la mascota y el guía. En el artículo La influencia de las mascotas en la vida humana, publicado en la Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, se establece que quienes gozan de la compañía de mascotas experimentan beneficios terapéuticos, fisiológicos, psicológicos y psicosociales.

BENEFICIOS

Dentro de éstos se encuentran las habilidades que las mascotas desarrollan para aliviar en sus guías las crisis provocadas por la ansiedad, el estrés postraumático, los síntomas asociados con enfermedades como el Alzheimer, y patologías cardíacas. A pesar de que la compañía que brindan es suficiente para ayudar en estos casos, también existe el adiestramiento realizado por tutores certificados y especializados.

También se han registrado ciertos efectos positivos que las mascotas proveen a la salud física de sus guías. Un ejemplo surge de la responsabilidad que tienen éstos hacia sus compañeros animales, ya que al salir con ellos a caminar o trotar se mejora el estado físico de ambos. En los humanos esto es de suma importancia para evitar la obesidad y los paros cardíacos, por mencionar algunos ejemplos de malestares graves.

Foto: Behance / Tati Astua

Durante la etapa de cuarentena y pospandemia, los beneficios psicológicos han sido los de mayor impacto. Un estudio realizado en España durante este periodo, publicado en el Journal of Veterinary Behaviour y en el que participaron mil 297 cuidadores de perros y gatos, lo demostró. Tres de cada cuatro entrevistados afirmaron que la compañía de sus compañeros animales fue fundamental para superar la etapa de aislamiento. Además, es bien sabido que las mascotas entienden los estados de ánimo de sus guías y reaccionan a ellos asumiendo distintas posturas. Síntomas de incertidumbre, desesperanza, soledad y tristeza han sido aliviados por las mascotas de manera silenciosa.

Como una persona que ha disfrutado de la compañía de animales domésticos, desde que era niña, puedo dar fe de que los estudios no se equivocan”, afirma Aylin Rodríguez Vinasco, generadora de contenido de la Coordinación de Gestión de Medios de la Universidad Ean. El tener una mascota mejora la calidad humana en las personas, además de ayudar a aumentar considerablemente la empatía y la compasión. Además, incrementa el grado de consciencia que se tiene sobre el valor de la vida y sus distintas manifestaciones en forma y especie.

ESTUDIOS REALIZADOS

A pesar de que el tener una mascota trae muchos beneficios para la salud, también se pueden presentar consecuencias no tan buenas respecto al confinamiento en el que las mascotas y sus guías viven.

Un grupo de investigadores de España, Israel y el Reino Unido encuestaron de manera virtual a guías de mascotas en sus respectivos países. Los resultados, que fueron publicados en tres revistas científicas independientes, revelaron que estas personas temen por el bienestar de sus compañeros animales a causa de las restricciones establecidas por la pandemia. Algunas señales que denotan estrés en las mascotas y que han causado preocupación son el incremento de ladridos, el miedo a ruidos fuertes o repentinos y la ansiedad cuando se quedan solos en casa.

Liat Morgan, investigadora posdoctoral de la Universidad de Tel Aviv, sondeó entre marzo y abril de 2020 a dos mil 906 israelíes que cuentan con la compañía de perros y descubrió que la cantidad de solicitudes de adopción aumentó considerablemente. Cabe mencionar que casi el 80 por ciento de quienes adoptaron un perro durante el año pasado ya lo tenían planeado, es decir, ya “sabían en lo que se metían”, lo que significa que la decisión de adoptar no se hizo de manera impulsiva.

Las mascotas también se ven afectadas por la cuarentena. Un síntoma de estrés es el inicio o incremento de malos comportamientos. Foto: Behance / Monika Mele

No importa si el perro tiene un mal comportamiento objetivamente, lo que importa es la actitud de la persona”, afirma Morgan ante el hecho de que uno de los motivos que la gente menciona a la hora de abandonar a sus mascotas es el exceso de ladridos. El estudio fue publicado en noviembre en la revista Humanities and Social Sciences Communication y revela que la mayoría de estos encuestados dice no haber pensado en abandonar a sus compañeros animales.

En abril de 2020, Jon Bowen, especialista en comportamiento del Royal Veterinary College de Londres, encuestó a mil 297 cuidadores de perros y gatos en España para obtener información sobre el vínculo que tienen con sus mascotas y el comportamiento de éstas. A pesar de que una gran parte de los encuestados afirmaron que sus compañeros animales han sido un apoyo fundamental, el 62 por ciento sostuvo que la calidad de vida de éstos se ha visto disminuida. Además, un 41 por ciento comentó que se observaron cambios de comportamiento en sus mascotas durante este periodo de pandemia, especialmente los perros que ya presentaban problemas de comportamiento con anterioridad.

En abril y junio de 2020, Elena Ratschen, profesora titular de la Universidad de York de Inglaterra, encuestó a cinco mil 926 personas en el Reino Unido, con la finalidad de obtener información sobre la salud mental, bienestar y aislamiento, al igual que sobre el vínculo afectivo entre sus mascotas y ellos. La encuesta fue publicada en la revista PLOS ONE, en septiembre de 2020, tomando en cuenta como mascota a cualquier animal de compañía, por ejemplo, peces, aves, perros, gatos y mamíferos pequeños. El 91 por ciento de los cuidadores de perros, el 89 por ciento de los cuidadores de gatos y el 95 por ciento de los cuidadores de caballos y animales de granja afirmaron que sus mascotas representaban una fuente importante de contención emocional; se dice que éstas tienen un efecto amortiguador, ya que son capaces de llenar el vacío de la ausencia de interacciones sociales con otros humanos.

No obstante, ambos estudios mencionados también demuestran que los cuidadores se preocupan por el bienestar de sus animales; surgen dudas como el saber si sus perros están haciendo suficiente ejercicio, si obtienen la alimentación que necesitan, si tendrán acceso a atención veterinaria, quién cuidaría de ellos si sufren alguna enfermedad y cómo lograrían adaptarse a la vida después de la pandemia.

Comentarios