Museo Memoria y Tolerancia: el edificio contra el olvido
Arquitectura

Museo Memoria y Tolerancia: el edificio contra el olvido

Una década reivindicando el sufrimiento humano

El edificio del Museo Memoria y Tolerancia construido en Ciudad de México, busca impactar en la psicología del visitante. Es referente del papel de la arquitectura en la comunicación de emociones al retener en un edificio moderno, episodios históricos irracionales, como los múltiples genocidios ocasionados por grupos gobernantes en diversas naciones, en el pasado reciente y en la actualidad.

El proyecto es autoría de los arquitectos Jorge, Mauricio y Arturo Arditti, fundadores del despacho Arditti+RDT; se edificó sobre un área de siete mil 500 metros cuadrados a petición de Fundación Memoria y Tolerancia, la asociación civil que mantiene el recuerdo de las más descabelladas matanzas fundamentadas en posiciones absurdas pero reales, como lo han sido y son, las limpiezas étnicas y la discriminación racial.

Acerca de su concepción espacial, la firma Arditti+RDT Arquitectos escribe en su portal de Internet: “Dispuesto sobre un basamento contextual continuo del conjunto de plaza Juárez, se asienta el volumen principal que contiene a Memoria y Tolerancia como dos manos abiertas que a su vez sostienen (y contienen flotando) al motivo principal del espacio interior… El Memorial de los Niños”. Se trata de una sala cúbica cuyas paredes son árboles blancos que permiten el paso de la luz ambiental.

La arquitectura va más allá de la edificación con hormigón y ladrillo de inmuebles utilitarios; es el canal de comunicación de ideas, tendencias y personalidades nacionales, porque cada estructura que se levanta, trasciende las generaciones y preserva el mensaje de las sociedades que las concibieron. Así, el Memoria y Tolerancia enfatiza en su pabellón Memorial de los Niños (al que consideran el corazón del recinto) el recuerdo de “aproximadamente dos millones de niños exterminados en genocidios, lo cual representa el acto más irracional de odio entre la gente… matar a un niño…”.

Entrada al Memorial de los Niños. Foto: dewildesalhab.com

MATERIALIZACIÓN DE UN RECUERDO

Construido con la combinación de concreto armado y acero, el edificio destina tres niveles para la exhibición permanente y cuatro para muestras de cortesía o temporales. Se sitúa frente a la Alameda sobre la avenida Juárez en Ciudad de México, dando la cara al hemiciclo dedicado al protagonista de la Reforma. En el predio donde se fincó existía el Hotel Alameda, destruido en el temblor de 1985 que sacudió a la ciudad.

Arditti+RDT diseñó el museo con la arraigada creencia de que la única esperanza para la humanidad reside en la educación de las generaciones futuras”, y para lograrlo el propio despacho describe la dispersión espacial de las salas: “En el atrio interior, las diferentes funciones del edificio se leen como volúmenes independientes. Las exposiciones permanentes del museo se llevan a cabo detrás de la masa de hormigón visto en forma de L. Una caja de madera sostiene el auditorio, que se eleva sobre una rampa que conduce a un área educativa infantil hundida. Al mismo tiempo, su techo sirve de base para albergar la sala de exposiciones temporales, que atrae a los visitantes a través de un cerramiento transparente empotrado”.

El espacio destinado a las oficinas administrativas se halla detrás de un fuerte muro de granito oscuro que lo separa de los salones superiores de exhibiciones permanentes; un área de cristales es el elemento de integración del Centro Educativo, que se conecta con la biblioteca a través de un corredor transparente sobre una rampa para facilitar el acceso a los visitantes. Desde la biblioteca puede apreciarse la Plaza Juárez al exterior. “Se incorporan circulaciones horizontales como balcones superpuestos que brindan diferentes perspectivas del espacio interior abierto”, describe la firma de arquitectos.

Pabellón del Holocausto. Foto: myt.org

RECORRIDO DESDE LAS ALTURAS

El comienzo de la visita, a diferencia del tránsito común en cualquier otro recinto de exhibiciones, se inicia en el nivel superior. “De pie sobre el memorial suspendido, el visitante contempla la realidad del mundo exterior libre”, refiriéndose a la posibilidad de apreciar desde el interior los edificios externos del Palacio de Bellas Artes, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Plaza Juárez y el del Archivo Nacional de Notarios. Desde este pabellón se tiene contacto con la luz natural y también desde este espacio suspendido comienza el recorrido por los episodios más oscuros de la humanidad.

Las exposiciones permanentes son tres; la primera es la Sala de la Memoria, donde se transita “por los horrores del pasado como una forma de enaltecer la memoria de las víctimas, pero también una forma de impedir que su sufrimiento quede en el olvido y que episodios semejantes lastimen nuevamente a la humanidad”. La segunda sala permanente pretende sensibilizar acerca de la actitud de tolerancia, acentuando los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los individuos. La Isla MYT Sésamo es la tercera área de exposición, descrita por la propia institución como un “innovador programa educativo que motiva a trabajar en el desarrollo de valores como la tolerancia, la responsabilidad y el respeto a las diferencias”.

También destacan las imágenes y el recuerdo del Holocausto orquestado durante la Segunda Guerra Mundial por el régimen de la Alemania nazi contra la comunidad judía; en este sitio se rememora el genocidio armenio sufrido por este pueblo entre 1915 y 1923 a manos del gobierno de Turquía. Se incluyen además los crímenes contra la humanidad en la ex Yugoslavia, Ruanda, Guatemala, Camboya y el conflicto militar de Darfur al oeste de Sudán.

En la transición de la memoria a la tolerancia, el visitante es trasladado temporalmente al Monumento a los niños de piel aceitunada, creado en colaboración con el artista holandés Jan Hendrix, dentro de un espacio con luz natural, donde una cascada de 20 mil lágrimas simboliza a las víctimas, una por cada cien almas desaparecidas”, resalta Arditti en su página de Internet.

Isla Panwapa es un recorrido infantil creado en colaboración con Plaza Sésamo. Foto: Museo Memoria y Tolerancia Túnel Memoria

En el tercer piso, donde destaca el mural del artista mexicano Gustavo Aceves Nombres propios, se diseñó una sección compuesta por 19 salas que tienen la finalidad de abrir espacios para acrecentar la conciencia acerca de la importancia del diálogo y el impacto de las palabras, de las actitudes y de las acciones sobre otros. Se pretende también persuadir sobre la aceptación de las diferencias sociales y raciales, promover la paz y prevenir la discriminación en el futuro.

En colaboración con la fallecida artista mexicana Helen Escobedo, se construyó una última sala minimalista con un techo falso que se mueve constantemente de arriba hacia abajo, para generar sensaciones de opresión y libertad.

EL IMPACTO PSICOLÓGICO

La sala del Holocausto juega un papel fundamental en el diseño, califica la estudiante de arquitectura del Instituto Politécnico Nacional, Elizabeth Licona Tello, cuyo impacto es psicológico. La madera texturizada, las tonalidades rojizas y la sensación áspera generan el ambiente que cobija la presencia de un vagón de ferrocarril similar al usado para transportar a la comunidad judía hacia los campos de concentración nazi.

Al terminar el recorrido, una ventana enmarca la vista al otro lado de la calle, integrando al interior la estatua de Benito Juárez (líder y pensador mexicano) recordándonos que tanto entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.

El Museo Memoria y Tolerancia, que alberga más de ochocientas piezas y materiales de cine, de publicidad y televisión, abrió sus puertas hace una década y desde entonces ha recibido a más de tres millones de visitantes. Para extender el conocimiento sobre la barbarie humana, se diseñó el túnel de la memoria y tolerancia que permite la exhibición itinerante. Se imparten talleres, apoyo a los profesores y se promueven los valores, todo ello cobijado por una obra arquitectónica diseñada específicamente para ello.

Comentarios