INTERESANTE:

Domingo en tiempos de ansiedad
Nuestro mundo

Domingo en tiempos de ansiedad

Nuestro Mundo

Es domingo, me levanto más temprano de lo habitual, bajo por un café, el frío entra por la ventana, salgo por el periódico, alcanzo a leer el encabezado de la página 1 A de El Siglo, no me cabe la menor duda, esta pandemia si no nos mata, nos enloquece.

Reviso los mensajes del WhatsApp, en todos los grupos en los que participo y en las redes sociales hay tres coincidencias: la petición de oraciones por los enfermos de COVID-19, la convocatoria a donar sangre o plaquetas y las condolencias ante los fallecimientos. Me siento hastiada, vulnerable, ansiosa, ¿me irá a tocar a mí, a mis hijos, a mis hermanos, a mis sobrinos, a mis amigos más queridos?

Veo un video de las largas filas que se hacen para las pruebas, cuento los carros y hago cuentas, como siempre, hay quienes ganan y hay quienes pierden, veo también las necesidades de concentradores y tanques de oxígeno, de servicios de enfermería, no sé cómo, pero se puede sentir el ambiente de desolación en muchos muros, en los posts, en los comentarios.

Reparo también en los temas políticos que generan polarización y preocupación, la falta de empleo, los salarios paupérrimos, las repercusiones del confinamiento, los negocios que no abrirán más. Repuntes, retrocesos, camas insuficientes, confinamientos, toques de queda, el mundo se cimbra y cada uno de nosotros también.

Muchos nos empeñamos en que el presente sea el principal aliciente, obviamos ir hacia el futuro, el año pasado ya estaba la Navidad en el radar, los adornos listos para ser colgados, planeábamos la cena y la compra del Buen Fin, usábamos los créditos con la certeza que podríamos cubrir los compromisos que adquiríamos, algunos esperaban la época con ansia por los viajes o las fiestas. Hoy, sólo el presente tiene espacio.

Dejo de pensar para hacer el desayuno, jugo de naranja para la vitamina C, huevos para la vitamina D, me falta algo, ¡ah sí! El zinc, ¿qué alimentos lo contiene? No sé, busco afanosamente en Google: ostras, hígado de res, almejas, carnes rojas, almendras y avellanas, claro que me quedo con los frutos secos. Alguien recomendó baños de sol, pero hay que ponerse bloqueador y hay que tomarlos temprano para que no nos dañen. La mente sigue encadenando los pensamientos.

Ojalá el café sirva de algo para prevenir la COVID-19, ya voy en la segunda taza. Desinfecto las naranjas, aunque ya las había lavado cuando las traje a casa, no importa, mi madre decía, poco veneno no mata, mejor exagerar que descuidar, reparo que traigo las manos muy secas, seguro es por todo el gel y el lavado constante.

Mi mente liga la película de El aviador basada en la vida de Howard Hughes, su tic lo tenía prisionero, sus obsesiones lo habían secuestrado, ¿qué posibilidades hay de desarrollar una enfermedad mental a resulta de todo lo que vivimos? Y si ya teníamos algo ¿se exacerba?

Dejo de hacer lo que estaba haciendo para responder una llamada. Me avisan que una persona cercana enfermó, ya no escucho a quien está del otro lado de la línea, hago recuento que yo a esa persona la saludé en el supermercado, ¿qué tanto me acerqué a ella?, ¿traía bien puesto el cubrebocas?, ¿guardé la sana distancia?, ¿me tendré que hacer la prueba?, ¡me pica la nariz!, ¿será un síntoma?, volteo a la estufa y veo el chile que puse a cocer ¿es eso?, retomo la conversación y me doy cuenta de que me están enlistando a conocidos que se han contagiado, que si fueron a una boda, que si en una reunión familiar, que si en una actividad deportiva, ¿y yo por qué tengo que saber todo eso?, ¿puedo ayudar en algo? ¡No! Me pregunto y me respondo yo sola. Pongo un pretexto y cuelgo.

Por estos días es fácil querer no estar, desaparecer, dormir hasta que la historia que se cuente sea otra. Freno el modo víctima en el que caí, recompongo los pensamientos, porque dicen que los negativos atraen el bicho y los positivos generan salud. Concluyo que de mí depende cuidar mi salud física, emocional y espiritual y sé que, aunque me cuide el destino está signado, ya veremos.

Comentarios