Personas altamente sensibles
Familia

Personas altamente sensibles

Visibiliza un rasgo de la personalidad

La alta sensibilidad es una característica presente en aproximadamente un 15 por ciento de la población y que supone una mayor sensibilidad del sistema nervioso central”. Esta información es la que envía la Asociación Española de Profesionales de la Alta Sensibilidad (PAS) en caso de que resulte una persona con esta característica en el test de Internet que prepararon.

Esta institución forma profesionales, diagnostica este rasgo de personalidad y brinda información basada en los últimos hallazgos al respecto. El término personas altamente sensibles, como muchos otros conceptos de la psicología, se podría utilizar a la ligera. Pero la consciencia de la sensibilidad propia, aunque no implique encajar en la etiqueta mencionada, es necesaria para la vida cotidiana.

La también llamada sensibilidad ambiental, fue denominada así en 2015 por el doctor Michael Pluess, y engloba tanto fenómenos físicos como emocionales. No se trata más que de un rasgo de personalidad, aunque puede llegar a provocar cierta incomodidad.

EL FONDO

Se conoce como una condición en la que existe una sensibilidad sensorial a la par de otras características como la creatividad, pero también algunos fenómenos y sensaciones displacenteros como tensión, estrés, así como la rumiación mental, es decir, la vuelta constante de pensamientos, muchas veces sin control de ellos.

Aunque la especialización en esta materia es reciente, sería poco creíble que estas interesantes características no hayan sido objeto de estudios previos. El término PAS (Personas altamente sensibles) fue empleado por primera vez por la psicóloga e investigadora estadounidense Elaine Aron, a mediados de la década de los noventa.

Una gran capacidad de observación es característica de las PAS. Fotos: Archivo Siglo Nuevo

Sin embargo, habrá que remontarse a un momento crucial que originaría la psicología de la conducta. Iván Pavlov, con sus estudios de la reactividad sensorial publicados en 1897, pondría en cuestión la posibilidad de cambiar los estímulos para generar respuestas diferentes en las personas. Las aplicaciones de esto se encuentran en la disposición de las aulas escolares y el uso de colores para fomentar el trabajo y la concentración.

Actualmente, los términos PAS y NAS (niños altamente sensibles) se popularizaron principalmente por el trabajo que realiza la Asociación de Profesionales en Alta Sensibilidad. La idea de que existen personas susceptibles a desarrollar una sensibilidad por encima de la media, de manera hereditaria, y que además son reconocidos por el quehacer en el campo de la salud mental, hace posible dar una explicación a muchos comportamientos individuales como la ansiedad o el hecho de sobrepensar las situaciones.

LA IMPORTANCIA DEL RECONOCIMIENTO

Fue en 2006, en Madrid, durante un congreso sobre riesgos psicosociales, que se tomó conciencia del papel que tiene la alta sensibilidad en la salud mental y se comenzaron a dar pasos hacia la formación de una asociación española centrada en el tema.

En 2011 se conformó un grupo de trabajo y colaboración en relación con la alta sensibilidad, dando como resultado investigaciones que hicieron posible vislumbrar la importancia de la característica y su relación con lo laboral y educativo, así como con las habilidades y capacidades de los individuos.

Mientras que la sensibilidad es vista comúnmente como siempre controlable o una simple exageración, su amplio estudio lleva a conocer sus implicaciones profundas en la conducta y el bienestar. Las personas se ven definidas por la manera en que procesan la información, las emociones que produce en ellos y la manera en que la elaboran mentalmente. Es decir, la subestimación de esta parte esencial de la personalidad, sería un error.

Las personas altamente sensibles perciben mayor cantidad de estímulos de su entorno, por lo que pueden llegar a sentirse saturados por el ambiente. Foto: Behance / Genevieve Lacroix

Las investigaciones al respecto se retomaron en 2014, y al siguiente año se unieron equipos de trabajo para especializar a profesionales en el ámbito de la alta sensibilidad, participando en actividades como congresos internacionales.

CARACTERÍSTICAS

Lo que hace a los individuos altamente sensibles es la manera en que procesan los estímulos: en comparación con otras personas, reciben más información sensorial y perciben más detalles; también elaboran con más detenimiento sus pensamientos, que son analizados repetidas veces. A esto se le llama Sensibilidad de Procesamiento Sensorial (SPS). Las habilidades para el desarrollo de actividades relacionadas con la creatividad y el arte, son propios de estas personas.

En cuanto a lo biológico, se registra en ellos una actividad elevada de las neuronas espejo, implicadas en el aprendizaje y la empatía.

Para delimitar más aún los rasgos que deben estar presentes para considerar a una persona como altamente sensible, según la investigadora Aron, se deben considerar cuatro factores.

Uno es la profundidad de procesamiento, que no sólo implica un mayor y profundo análisis, sino también una tendencia a dar vueltas a los mismos pensamientos para llevar a cabo una acción. La persona altamente sensible compara escenarios en la memoria, piensa antes de ejecutar y decide con cuidado.

La emocionalidad y la empatía son otros elementos que se presentan con fuerza. Las emociones intensas se pueden predecir fácilmente cuando se habla de sensibilidad, pero esta se relaciona además con una empatía mayor, una reacción emocional ante lo que los demás viven.

La sensibilidad en la piel también es propia de este rasgo. Foto: Archivo Siglo Nuevo

El hecho de que se procese mayor información, también hace que exista una sensibilidad hacia las sutilezas; es decir, que se noten aspectos en los que otras personas no pondrían atención. Los olores, sabores, texturas o el campo visual, por ejemplo, son captados y recordados.

El último factor une a todos los anteriores. Si bien podrían pensarse como capacidades aumentadas útiles en la vida cotidiana, al juntar todos los estímulos es de esperarse que se produzca una saturación.

La sobre estimulación puede cansar y causar estrés, sobre todo si se considera que el gran cúmulo de información recibido, se va a procesar en repetidas ocasiones. Lo anterior, según el estudio Procesamiento sensorial y sensitivo, prediciendo el rendimiento de una tarea visual por el aumento del estrés percibido (2012), por Friederike Gerstenberg.

MÁS ASPECTOS

Otras características de los altamente sensibles son la manifestación de estrés físico y emocional a través de problemas en la piel, como la psoriasis. También se presenta una afectación producida por factores externos como ruidos, en especial los repentinos, o luz demasiado brillante.

En lo emocional se puede observar una percepción intensa de las decepciones, y en lo laboral y escolar es probable que tengan un punto de vista cooperativo en vez de competitivo. En lo social, suelen mantener un punto de vista de consciencia global, con dificultades para entender la guerra y otros problemas que atañen a la humanidad como conjunto.

Que la ciencia se interese por la sensibilidad y la gestión de las emociones, significa que las personas se podrán sentir más cercanos al tema y a la disolución de estigmas sociales. Abrir el paso a la sensibilidad implica también un mejor manejo del estrés y la ansiedad, pues determina más factores de los que se podrían considerar comúnmente.

Comentarios