El Top Ten de la arquitectura sustentable
Arquitectura

El Top Ten de la arquitectura sustentable

Edificios adelantados a las necesidades del ecosistema

En portada: Complejo Interdisciplinario de Ciencia e Ingeniería (Boston, Estados Unidos), por Payette. Foto: dezeen.com

La cuarentena establecida en respuesta a la pandemia de COVID-19, ha expuesto crudas realidades a nivel internacional, como la fragilidad de un sistema económico asentado en el consumismo desmedido, la desigualdad social que éste provoca y la escasa sostenibilidad que posee con respecto al medio ambiente.

Tan sólo han bastado unas cuantas semanas de contingencia para producir un desplome financiero global, el cual disparó las tasas de desempleo en los países afectados por la enfermedad y que se prevé culmine en una considerable recesión económica.

Por otra parte, este periodo también ha servido para ‘darle un respiro’ a la naturaleza. Las emisiones de dióxido de carbono se redujeron notablemente, en especial en las urbes donde la propagación del virus ha sido mayor. En Nueva York, el punto más álgido de contagios en Estados Unidos, se estima que la contaminación disminuyó en un 50 por ciento. Italia, Francia y Reino Unido reportaron un decremento del 16 por ciento en la polución del aire desde que iniciaron, respectivamente, la cuarentena. China, que tuvo que lidiar con el COVID-19 desde diciembre, ha tenido una reducción del 25 por ciento en sus emisiones en lo que va del año.

Sería simplista asumir que el ser humano en sí es el problema. El coronavirus no ha medrado significativamente la población mundial como para asumir esta premisa. Lo que sí cambió drásticamente desde el inicio de la contingencia, fueron los patrones de consumo y producción; por lo que es necesario reflexionar acerca de los posibles cambios para reducir el impacto ambiental de las actividades humanas.

La industria de la construcción es una de las que más aportan dióxido de carbono a la atmósfera terrestre: produce hasta el 39 por ciento del total de las emisiones en el mundo, según expone el reporte Hacia un sector de la construcción y edificios sin emisiones, eficientes y resilientes, publicado por la Alianza Global para los Edificios y la Construcción (GABC, por sus siglas en inglés), la Agencia Internacional de la Energía y la Organización de las Naciones Unidas. Este porcentaje revela que si el diseño arquitectónico se enfoca en ser sustentable, el medio ambiente podría tener una evolución sumamente positiva.

Amherst College New Science Center (Massachusetts, Estados Unidos), por Payette. Foto: behnisch.com

Afortunadamente, la discusión sobre sustentabilidad tiene varias décadas rondando el sector de la construcción, y poco a poco se ha reforzado su importancia.

COTE TOP TEN AWARDS

En 1997, el Comité Ambiental (COTE por sus siglas en inglés) del Instituto Americano de Arquitectos lanzó la competencia Top Ten Awards para premiar el diseño sustentable de edificios. La institución define que la sustentabilidad “proyecta la prosperidad duradera de todos los seres vivos”. En 2002, publicó sus Medidas de Diseño Sustentable empleadas para seleccionar cada año los mejores proyectos en este rubro.

El compendio aborda a detalle diez apartados que, en conjunto, definen la sustentabilidad de un proyecto arquitectónico: la integración entre excelente diseño y rendimiento sustentable; las aportaciones de la construcción a la comunidad que la rodea; la respuesta y contribución del edificio al ecosistema en que se encuentra; el uso responsable del agua, incluyendo el agua de lluvia; la viabilidad económica; la cantidad y tipo de energía utilizada para su edificación y funcionamiento, así como su huella de carbono; la forma en que promueve la salud y la comodidad de los usuarios; el impacto ambiental de los materiales empleados en su construcción; la adaptación del inmueble al cambio climático y su resistencia a desastres naturales; los descubrimientos, en cuestión de diseño, durante el desarrollo de la obra.

Anteriormente, COTE sólo aceptaba en el concurso edificios cuya antigüedad no fuera mayor a tres años y medio, e incluso evaluaba ciertos inmuebles nuevos basándose en rendimientos calculados pero no probados. Ahora, exige que los proyectos arquitectónicos que participen, tengan por lo menos un año funcionando para comprobar de mejor forma su habitabilidad y rendimiento. Con esta rigurosidad, el Top Ten se ha convertido en el reconocimiento más destacado de diseño sustentable.

A continuación se presenta la lista de los diez ganadores del Top Ten de 2019, la última premiación celebrada.

Centro Ambiental de Frick (Pittsburgh, Estados Unidos), por Bohlin Cywinski Jackson. Foto: archdaily.com

LOS MEJORES DEL 2019

Amherst College New Science Center (Massachusetts, Estados Unidos), por Payette. Se trata de instalaciones con un espacio lo suficientemente flexible para apoyar los proyectos científicos del colegio durante el próximo siglo. Su aprovechamiento solar e hídrico permite un ahorro energético del 76 por ciento en comparación con otros centros de investigación de esta magnitud.

Escuela Secundaria Cristiana de Asilong (West Pokot, Kenia), por BNIM. Es un campus localizado en una remota región agrícola de Kenia, pensado para educar a 320 alumnos. El sitio incluye dormitorios para los estudiantes y casas para los maestros. Su diseño toma en cuenta las condiciones climáticas agrestes de la región.

Edificio Daniels en One Spadina Crescent (Toronto, Canadá), por NADAAA. Esta es una expansión de la Facultad de Arquitectura, Paisajismo y Diseño de la Univerisdad de Toronto. Se destaca por su eficiente uso de energía, agua y materiales de construcción, así como por su consideración urbanística. Cuenta con espacios para estudios, talleres, galerías, laboratorios, una librería, un auditorio y sitios de recreación.

Centro Ambiental de Frick (Pittsburgh, Estados Unidos), por Bohlin Cywinski Jackson. Ubicado a la entrada del parque Frick, su función es brindar educación ambiental e impulsar el rescate de las áreas verdes de la región. Su diseño se adapta al paisaje y, desde la planeación del edificio, se tomaron en cuenta las necesidades de las comunidades aledañas. Cabe destacar que el acceso es gratuito.

Complejo Interdisciplinario de Ciencia e Ingeniería (Boston, Estados Unidos), por Payette. La más reciente expansión de la Universidad del Noreste de Boston, brinda un espacio para la investigación de campos que van desde la ingeniería hasta las ciencias de la salud. El proyecto se basa en sistemas de movimiento dinámico para adaptarse a la luz solar, así como en sistemas de recuperación energética para reducir el gasto de ésta.

Apartamentos Lakeside Senior (Oakland, Estados Unidos), por David Baker Architects. El inmueble provee 92 viviendas de bajo costo para adultos mayores con necesidades especiales y escasos recursos económicos. El objetivo del diseño, además de brindar un hogar, es crear un ambiente seguro y agradable que permita a los habitantes desarrollar un sentido de comunidad.

Apartamentos Lakeside Senior (Oakland, Estados Unidos), por David Baker Architects. Foto: pbmagazine.org

Estación North Transfer (Seattle, Estados Unidos), por Mahlum Architects. Esta recicladora vino a sustituir la vieja planta construida en los sesenta en ese mismo lugar. La nueva recibe 400 toneladas al día de diversos materiales, pero tiene la capacidad de soportar casi el doble de carga, tomando en cuenta que Seattle es la ciudad con mayor crecimiento en el país.

Centro Educativo del Zoológico de Oregon (Oregon, Estados Unidos), por Opsis Architecture. El diseño de este lugar está enfocado en inspirar a los visitantes a tomar acciones sustentables en su vida. Cuenta con salones, jardines, espacios para acampar y la Estación de Exploración Natural. Constantemente hay exhibiciones interactivas para aprender a tomar acciones amigables hacia el medio ambiente.

Catedral de San Patricio (Nueva York, Estados Unidos), por MBB Architects. La renovación de esta iglesia tomó en cuenta valores sociales, ecológicos y económicos. Incluye métodos para preservar las estructuras antiguas, 10 pozos geotérmicos e intervenciones arquitectónicas para mejorar su funcionalidad. Logró reducir en un 29 por ciento su uso energético anual.

Centro de Descubrimiento de Abejas y Polinizador de Tashjian (Minnesota, Estados Unidos), por MSR Design. Fue construido sobre una granja abandonada, donde ahora se extiende un cuarto de extracción de miel, un apiario, un laboratorio y un espacio de exhibiciones, entre otras instalaciones. El objetivo es mostrar, tanto a adultos como a niños, la importancia que tienen las abejas y otros polinizadores para el bienestar del planeta.

En 2017, el Comité Ambiental realizó un estudio de los edificios ganadores a lo largo de 20 ediciones del concurso, calculando que, en promedio, cada proyecto premiado está adelantado 20 años a los estándares generalizados en la industria. Está de más señalar que lo ideal sería reducir esa brecha para que el sector de la construcción adoptara medidas sustentables con mayor celeridad, dado el fuerte impacto ambiental al que se enfrenta el planeta y que puede ser revertido si cada división económica toma responsabilidad al respecto.

Centro de Descubrimiento de Abejas y Polinizadores de Tashjian (Minnesota, Estados Unidos), por MSR Design. Foto: legacy.umn.edu

Comentarios