Cambio de sexenio
Opinión

Cambio de sexenio

Jaque Mate

Terminó un año pero también un sexenio y empieza otro que busca borrar todo lo hecho en el pasado. El nuevo gobierno llega con un mandato que ningún presidente ha tenido desde los tiempos del viejo PRI. Cuenta con mayorías absolutas en la Cámara de Diputados y en el Senado, así como el ánimo de tomar decisiones dramáticas.


Andrés Manuel López Obrador se ha quejado de que recibió un país en bancarrota, despedazado por la corrupción y la violencia. En algunos puntos tiene razón, en otros no.


La economía está cerrando con una expansión de 2.4 por ciento y la inflación se colocó en noviembre en 4.7 por ciento. No son las mejores cifras, pero tampoco las peores. México es uno de los países de Latinoamérica con mejor desempeño económico en 2018.


El nuevo gobierno, sin embargo, se ha complicado las cosas. La cancelación del nuevo aeropuerto de Texcoco no solo representa un golpe muy fuerte a la aviación comercial y al turismo, sino que, por la forma en que se tomó la decisión, de manera unilateral y en contra de las opiniones de la mayoría de los especialistas, lanza un mensaje de incertidumbre.


Los legisladores del presidente han hecho propuestas todavía más dañinas. El senador Ricardo Monreal de Morena presentó una iniciativa para prohibir las comisiones bancarias, lo cual provocó un desplome de las acciones de la bolsa y la depreciación del peso; la medida, además, dejaría sin cajeros automáticos y otros servicios bancarios a las zonas más pobres del país.


Además los legisladores del Partido del Trabajo han propuesto confiscar las pensiones de los trabajadores en las Afores así como las reservas internacionales del Banco de México para financiar gasto público. Si bien estas propuestas fueron descartadas por el secretario de hacienda, Carlos Urzúa, y el Presidente López Obrador, generaron pérdidas financieras importantes y más que eso, incertidumbre.


El gobierno anterior sufrió sus peores derrotas en el campo de la seguridad. El 2018 ha registrado las cifras de homicidios más altas de las décadas recientes. En muchas zonas del país, el Estado ha desaparecido en tanto que el narco controla una extensión cada vez mayor de territorio nacional.


El gobierno de López Obrador ha establecido una nueva Guardia Nacional formada en buena medida por militares. Durante la campaña y en los años previos, tanto Andrés Manuel como Morena, se opusieron a la militarización de la policía y al mando único, pero ya en el poder han dado marcha atrás. Se entiende. Ninguna fuerza policial tiene la capacidad en estos momentos para reemplazar a los militares. El mando único, por otra parte, es la forma más eficiente de organizar una fuerza de seguridad.


El sexenio de Enrique Peña Nieto estuvo marcado por la corrupción. La Casa Blanca de la primera dama manchó la imagen presidencial. Varios gobernadores del PRI, y en particular el veracruzano Javier Duarte, se convirtieron también en símbolo de corrupción. La percepción de deshonestidad fue una de las principales razones de la derrota del PRI.


López Obrador ha empezado su sexenio con una popularidad abrumadora. La experiencia nos dice, sin embargo, que una cosa es empezar un gobierno y otra muy distinta mantenerlo con un buen funcionamiento. Cierra un año en que los electores ordenaron un cambio, aún tenemos que ver qué tan positivo o negativo resultará ese cambio.


Twitter: @SergioSarmiento

Comentarios